El partido conservador de Johnson se ha hecho con la mayoría absoluta en las elecciones generales celebradas ayer en el Reino Unido. Esta victoria de Boris Johnson allanaría el camino para sacar adelante su plan para el Brexit.

Se espera que el líder conservador se apresure para llevar a cabo el Brexit en la nueva fecha prevista, el próximo 31 de enero. Para ello, el Acuerdo del Brexit habrá de ser ratificado en primer lugar por el Parlamento Británico y posteriormente por el Parlamento Europeo, lo que pondría fin a 46 años de integración británica en la UE.

Por su parte, los líderes de la UE han puesto de manifiesto su deseo expreso de que el Parlamento Británico vote lo antes posible sobre el acuerdo de retirada del Reino Unido de la UE para que Bruselas y Londres puedan iniciar las negociaciones de su futura relación, y entre otros, definir los aspectos comerciales entre ambas partes, lo que determinaría el impacto que tendría la salida del Reino Unido en las relaciones comerciales con Navarra, teniendo en cuenta que los sectores más afectados serían el agroalimentario y el de la automoción.

En este sentido, Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, ha manifestado que el bloque comunitario confía en concluir un acuerdo que garantice la integridad del mercado único y asegure la igualdad de condiciones, ya que considera importante dar estabilidad de una manera rápida tanto a la ciudadanía como a las empresas de ambos lados del Canal de la Mancha.

Negociaciones comerciales

Sin embargo, nada cambiará inmediatamente después de la fecha oficial del Brexit. El Tratado prevé un período de transición durante el cual el derecho de la UE es aplicable a Reino Unido a fin de permitir que tanto empresas como administraciones se adapten a la nueva situación y dejar tiempo para negociar la futura relación.

Dicho periodo termina el 31 de diciembre de 2020 y la mayoría de expertos independientes considera que este tiempo es insuficiente para negociar un acuerdo que determine las reglas de la futura relación entre la UE y el Reino Unido, y mucho más para ratificarlo e implementarlo.

El Tratado de Retirada permite prorrogar el período transitorio hasta un máximo de dos años, pero Londres debe solicitarlo antes del 1 de julio de 2020.