Reino Unido no aceptará las normas de la Unión europea ni se alineará con su normativa. Así lo ha advertido Sajid Javid, ministro de finanzas de Reino Unido, una postura preocupante por sus consecuencias para el transporte de mercancías y las exportaciones e importaciones con Reino Unido.

¿Qué es el “alineamiento”?

Para que un producto pueda circular libremente por el mercado interno europeo deben cumplirse una serie de regulaciones europeas que ahora Reino Unido parece lejos de aceptar. Se trata de miles de requisitos que afectan a todo tipo de productos y para los que  no hay margen de negociación si una empresa quiere venderlos en la Unión Europea. Además, para un potencial acuerdo comercial con Gran Bretaña, la UE exigiría la aceptación de ciertas reglas en materia de legislación ambiental, políticas sociales o impuestos y ayudas de estado.

¿Por qué es importante el alineamiento?

Si no hay alineamiento, el acuerdo comercial se aleja y pueden llegar dificultades para las empresas que exportan e importan de Reino Unido.   Se trata además de un tema delicado para el gobierno de Boris Johnson, que busca demostrar que el país realmente ha retomado el control. Pero la UE tiene profundos temores sobre que Gran Bretaña emerja como un competidor económico.  Bruselas ha dejado claro que si no hay igualdad de condiciones, se limitará el acceso al mercado de Gran Bretaña.

¿Cuáles son las consecuencias para los negocios?

Al margen de las conversaciones sobre un nuevo acuerdo comercial, está claro que habrá una frontera dura entre el Reino Unido y la UE. Los funcionarios fronterizos de la UE deberán verificar el cumplimiento de los productos con las normas del bloque, incluidos los controles veterinarios en animales y los controles de seguridad para productos manufacturados. El acuerdo de Brexit original de Theresa May buscaba eliminar la fricción en la frontera, diciendo que Gran Bretaña “consideraría alinearse con la UE en áreas relevantes”. Los funcionarios del Reino Unido insisten en que Johnson ha aceptado la realidad de que el comercio sin fricción terminará.